Detalles
Antecedentes: MS implica ataques del sistema inmune contra el cerebro y la médula espinal. El intestino, incluyendo el intestino delgado y grueso, es el mayor órgano inmune en mamíferos, incluyendo a las personas. Cada uno de nosotros tiene millones de bacterias “comensales” que viven dentro de nuestras entrañas. La mayoría de estas bacterias son inofensivas, siempre y cuando se mantengan en la pared interna del intestino. Desempeñan un papel fundamental en nuestra fisiología normal, y la investigación acumulada sugiere que son críticos en el establecimiento y el mantenimiento del equilibrio inmunológico por las moléculas que liberan.

El estudio: Los investigadores utilizaron herramientas genéticas avanzadas para mirar a las bacterias intestinales ( “microbioma”) en muestras fecales de 60 personas con EM y 43 personas sin EM. En el grupo con SM, 32 fueron “tratados”, es decir, que habían recibido interferón o acetato de glatiramer durante al menos seis meses; 28 eran “sin tratar”, lo que significa que nunca habían tenido tratamiento de la EM, no esteroides (por un mes), sin interferón o el acetato de glatiramer (durante tres meses), y no hay otros tratamientos (por seis meses).

Los resultados muestran diferencias en las bacterias intestinales entre las personas con EM y personas sin EM, incluido el aumento de bacterias asociadas con la inflamación en personas con EM. Estas diferencias correlacionadas con diferencias en la actividad de genes relacionados con las vías clave relacionados con la actividad inmune en la EM. Además, no había diferencias en ciertos tipos de bacterias intestinales entre las personas tratadas y no tratadas con EM, lo que sugiere que el tratamiento puede ayudar a normalizar algunos de los cambios relacionados con la EM se ven en las bacterias intestinales.
El equipo (Dres. Sushrut Jangi Howard L. Weiner, y sus colegas de la Universidad de Harvard y del Hospital Brigham de Mujeres de Boston) ha publicado los resultados en Nature Communications (Publicado en Internet el 28 de junio de, el año 2016 ).

Próximos pasos: Este estudio se suma a la creciente evidencia de la posible influencia de las bacterias intestinales en la actividad inmune. Se necesitan más estudios para determinar si las alteraciones en el microbioma intestinal juegan un papel en la actividad de la EM, o son una consecuencia de ella. Los autores señalan la posibilidad de que las estrategias de tratamiento de la EM en el futuro pueden incluir algunos diseñados para afectar el microbioma, tales como los probióticos. La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple continúa financiando la investigación en esta área, más recientemente, el microbioma Consorcio MS , un análisis exhaustivo de las bacterias intestinales en las personas con EM para determinar los factores que pueden conducir la progresión y el desarrollo de estrategias para detener la progresión de probióticos.

Lea más sobre la investigación sobre la dieta y la EM
Lea acerca de la dieta y la nutrición en la EM

 

INFORMACIÓ ORIGINAL EXTRETA DE:
http://www.nationalmssociety.org/About-the-Society/News/Gut-Bacteria-Differ-in-People-with-MS-and-May-Resp

TRADUÏT AUTOMÁTICAMENT PER:
GOOGLE CHROME

 

 

INFORMACIÓN ORIGINAL EXTRAIDA DE:
http://www.nationalmssociety.org/About-the-Society/News/Gut-Bacteria-Differ-in-People-with-MS-and-May-Resp

TRADUCIDO AUTOMÁTICAMENTE POR:
GOOGLE CHROME



 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Skip to content