Marie Lisette Flors manté un programa rigorós de córrer i muntar bicicleta tot i patir de esclerosi múltiple. El proper: participar en la competència de “ironman”.Marie Lisette Flores mantiene un programa riguroso de correr y montar bicicleta a pesar de padecer de esclerósis múltiple. Lo próximo: participar en la competencia de “ironman”.

Quan Marie Lisette Flors estableix un objectiu, la segueix fins al final. Llavors passa al pròxim repte.

El 2005 va prendre la decisió d’unir-se a una bicicletada de 75 milles des de Miami a Cayo Llarg organitzada per recaptar diners per a la Societat Nacional d’Esclerosi Múltiple. Ella no era molt atlètica, però va entrenar per tres dies i es va anar.

El 2009, quan una amiga li va parlar d’un triatló per recaptar fons per al càncer, Flors, qui mai havia participat en un triatló, immediatament es va inscriure, pensant en la seva filla, una supervivent de càncer de tiroide. Es va enamorar de la cursa i es va inscriure en quatre més per a aquest any.

Llavors el 2010 es va unir, al costat del seu marit, a una bicicletada de tres dies cobrint 375 milles al voltant de Puerto Rico. A principi d’aquest mes, va córrer el que es coneix com el Repte Goofy a Walt Disney World: una marató complet i una mitja marató en un mateix cap de setmana.

“No sé el que hagi de passar-me demà, així que avui faig tot això perquè puc”, diu Flores, de 47 anys. “Sento una energia positiva quan faig exercici, així que desitjo continuar fent-ho”.

Per això també es va inscriure per córrer 26/02 milles en la Marató ING Miami el dia d’avui, unint-se a uns 25,000 corredors. Aquest serà el seu quart marató.

El que fa aquests èxits encara més excepcionals és que Flores té esclerosi múltiple. Va ser diagnosticada amb la malaltia autoimmune a principis de 1999. Entre els primers símptomes que va presentar va ser que el costat esquerre del seu cos es va adormir per diversos dies i, després, el braç dret sobtadament es va debilitar tant que no podia aixecar.

Durant un any, des del seu diagnòstic, Flors va prendre vitamines i va canviar la dieta, eliminant les carns vermelles i el menjar ràpid. El metge li va recomanar menjar bé, fer exercici i no exposar-se al sol, ja que molta calor pot desencadenar o empitjorar els atacs. Així que Flors caminava ocasionalment al veïnat de Kendall quan baixava el sol.

Va passar un any sense altre episodi. Flors estava convençuda que estava bé, que no tenia esclerosi múltiple i que podia menjar el que volgués.

Va tornar a una dieta d’hamburgueses, papes fregides i costelles (Flors va néixer a Puerto Rico i va créixer a República Dominicana). L’agost del 2001 gaudia sota el sol en un creuer pel Carib per la quinceañera de la seva filla Kristell. “Em vaig exposar al sol. Era una setmana bonica “, comenta. “Però vaig sentir la calor”.

Dies després de tornar a Miami, el braç dret va quedar com mort. Era el seu tercer episodi i la primera ocasió en què requeria hospitalització.

Finalment va acceptar la realitat: tenia esclerosi múltiple i necessitava cuidar bé.

En els propers anys Flors va participar en una investigació per a una nova medicina, natalizumab (coneguda pel nom de marca Tysabri). Un cop al mes prenia una infusió del que ara sap era un placebo i no la droga.

Mentrestant els episodis d’esclerosi múltiple es feien cada vegada més severs. Després de la seva última hospitalització el 2005, amb prou feines podia caminar sense bastó.

INFORMACIÓ ORIGINAL EXTRETA DE:

 http://www.elnuevoherald.com/2013/01/26/1391621/maratonista-sin-barreras.html

TRADUÏT AUTOMÀTICAMENT PER:
LA BARRA DE GOOGLE

Cuando Marie Lisette Flores establece una meta, la sigue hasta el final. Entonces pasa al próximo reto.

En el 2005 tomó la decisión de unirse a una bicicletada de 75 millas desde Miami a Cayo Largo organizada para recaudar dinero para la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple. Ella no era muy atlética, pero entrenó por tres días y se fue.

En el 2009, cuando una amiga le habló de un triatlón para recaudar fondos para el cáncer, Flores, quien nunca había participado en un triatlón, inmediatamente se inscribió, pensando en su hija, una sobreviviente de cáncer de tiroides. Se enamoró de la carrera y se inscribió en cuatro más para ese año.

Entonces en el 2010 se unió, junto a su esposo, a una bicicletada de tres días cubriendo 375 millas alrededor de Puerto Rico. A principio de este mes, corrió lo que se conoce como el Reto Goofy en Walt Disney World: un maratón completo y un medio maratón en un mismo fin de semana.

“No sé lo que vaya a pasarme mañana, así que hoy hago todo esto porque puedo”, dice Flores, de 47 años. “Siento una energía positiva cuando hago ejercicio, así que deseo continuar haciéndolo”.

Por eso también se inscribió para correr 26.2 millas en el Maratón ING Miami en el día de hoy, uniéndose a unos 25,000 corredores. Este será su cuarto maratón.

Lo que hace estos logros aún más excepcionales es que Flores tiene esclerosis múltiple. Fue diagnosticada con la enfermedad autoinmune a principios de 1999. Entre los primeros síntomas que presentó fue que el lado izquierdo de su cuerpo se adormeció por varios días y, luego, el brazo derecho repentinamente se debilitó tanto que no podía levantarlo.

Durante un año, desde su diagnóstico, Flores tomó vitaminas y cambió la dieta, eliminando las carnes rojas y la comida rápida. El médico le recomendó comer bien, hacer ejercicio y no exponerse al sol, ya que mucho calor puede desencadenar o empeorar los ataques. Así que Flores caminaba ocasionalmente en el vecindario de Kendall cuando bajaba el sol.

Pasó un año sin otro episodio. Flores estaba convencida de que estaba bien, que no tenía esclerosis múltiple y que podía comer lo que quisiera.

Regresó a una dieta de hamburguesas, papas fritas y chuletas (Flores nació en Puerto Rico y creció en República Dominicana). En agosto del 2001 disfrutaba bajo el sol en un crucero por el Caribe para la quinceañera de su hija Kristell. “Me expuse al sol. Era una semana linda”, comenta. “Pero sentí el calor”.

Días después de regresar a Miami, el brazo derecho quedó como muerto. Era su tercer episodio y la primera ocasión en que requería hospitalización.

Finalmente aceptó la realidad: tenía esclerosis múltiple y necesitaba cuidarse bien.

En los próximos años Flores participó en una investigación para una nueva medicina, natalizumab (conocida por el nombre de marca Tysabri). Una vez al mes tomaba una infusión de lo que ahora sabe era un placebo y no la droga.

Mientras tanto los episodios de esclerosis múltiple se hacían cada vez más severos. Después de su última hospitalización en el 2005, apenas podía caminar sin bastón.

INFORMACIÓN ORIGINAL EXTRAÍDA DE:

http://www.elnuevoherald.com/2013/01/26/1391621/maratonista-sin-barreras.html

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Skip to content