La avenida Menéndez Pelayo se transformó durante el domingo en un parque acuático por una causa solidaria. A cargo de la Fundación Esclerosis Múltiple de Madrid, un tobogán acuático urbano de 400 metros se instaló junto al parque del Retiro para concienciar sobre la enfermedad y recaudar fondos para la investigación de una posible cura que a día de hoy aún no se conoce.
Para Carmen Valls, directora de la Fundación Esclerosis Múltiple de Madrid, este tipo de actuaciones “ayudan a llamar la atención” sobre la esclerosis, una enfermedad que afecta a 47.000 personas en España.

La iniciativa es el acto de cierre de la campaña “mójate por la esclerosis múltiple”, que se lleva celebrando durante todo el mes de julio en distintas piscinas de la Comunidad de Madrid y también de forma estatal desde hace más de 15 años. El vicepresidente de la Fundación Esclerosis Múltiple de Madrid, Jordi Valls, señaló además que es algo ” muy vistoso” y que esperan poder repetir la experiencia del tobogán urbano en la capital el año que viene. Se calculaba una asistencia de más de 3.000 personas deseosas de deslizarse por el tobogán más largo de Europa y el segundo más largo del mundo, que contaba con dos carriles dobles, para poder permitir el paso de hasta cuatro personas al tiempo.

Flotadores

Los deslizamientos se retrasaron algo más de una hora debido a que la bomba de agua no tenía fuerza suficiente como para impulsarla hasta la cabecera del tobogán, situada a unos tres metros de altura. El enfado entre los asistentes fue unánime. Lourdes, una madre que trajo a sus dos hijos de 12 años a deslizarse al tobogán, se quejaba de que la falta de organización desluciera un evento solidario. “He recibido siete e-mails y en ninguno me han indicado la ubicación exacta de dónde había que recoger las entradas, dónde hacer la cola…un lío”, sentenciaba.

Aun así, y pese a las colas y el retraso, los niños fueron los protagonistas de la jornada, repitiendo una y otra vez. Los flotadores de todos los colores y tamaños estaban permitidos, con lo que pudieron verse desde cisnes de plástico a donuts gigantes deslizándose por el tobogán. “Para ser la primera vez resulta muy emocionante. Me enteré por una amiga que está en la asociación y hemos venido varios a apoyar hoy”, contaba Ana, antes de lanzarse con el flotador calle abajo. Son 6.500 personas las afectadas por esclerosis múltiple en la Comunidad de Madrid.

Al evento acudió también el consejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos, que ayudó a empapar la superficie plástica para que comenzase la diversión entre los muchos pequeños que esperaban su turno. Se vertieron 30.000 litros de agua que se usarán de forma sostenible, señalaron desde la asociación. Los jabones o aceites estaban prohibidos para ayudar al deslizamiento por el tobogán, porque la idea es regar con este agua parques y jardines de la capital. “apelamos a la conciencia ciudadana, es un acto sostenible”, aseguraron.

 

INFORMACIÓ ORIGINAL EXTRETA DE:
http://www.elmundo.es/madrid/2016/07/24/5795326d468aeb383d8b45c8.html

TRADUÏT AUTOMÁTICAMENT PER:
GOOGLE CHROME

 

INFORMACIÓN ORIGINAL EXTRAIDA DE:
http://www.elmundo.es/madrid/2016/07/24/5795326d468aeb383d8b45c8.html

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Skip to content